Scarborough: la feria, el puerto, el ocio

Si vas al Reino Unido de viaje una visita obligada es la del pequeño pueblo costero de Scarborough. Quizás no lo conozcas porque no suele aparecer en las guías turísticas generales, pero sin duda merece una visita. Por historia, por encanto, por la diversión de sus noches, por lo pintoresco de sus burros morando en la playa…

Scarborough es sin duda un lugar de contrastes. Y grupos como Simon & Garfunkel le han rendido pleitesía con temas como éste:

El origen de este tema, sin embargo, se remonta a mucho antes de que Simon & Garfunkel tuvieran edad de cantar. Este tema es la versión de una canción tradicional inglesa cuyas raíces se encuentran en el siglo XII. Y la Scarborough Fair o feria de Scarborough de la que Simon & Garfunkel hablan es una de las ferias más importantes de la Inglaterra del Medievo. Porque Scarborough fue uno de los enclaves más importantes de la costa inglesa durante mucho tiempo. De hecho durante la Primera Guerra Mundial parte de la ciudad sería bombardeada y efecto de ello uno de los emblemas de la ciudad, el precioso Castillo de Scarborough, luce los daños que aquellos aviones causaron.

El castillo es uno de los atractivos de la ciudad pero hay mucho más por ver. Las playas de la costa inglesa a su paso por Scarborough son muy bellas y no escapan de tener un punto pintoresco que encantará a las familias con niños. Como reclamo hay unos cuantos burros (adorables) que los niños pueden rascar a placer —los propietarios de los animales son encantadores y no pondrán problemas— y por un módico precio pueden también dar una vuelta.

Pero para los adultos también hay entretenimiento asegurado. Cuando cae la noche Scarborough enciende sus luces y sobre todo en la zona del puerto (todo a lo largo del Royal Albert Drive, el paseo marítimo) el entretenimiento invita. Hay locales de juegos con cantidad de máquinas recreativas, de todo tipo, que invitan a soltarse un poco la melena. No pueden faltar los bares musicales y los de temática deportiva, ni los puestos de fish&chips (¡delicioso!), otros puestos de comida callejera ni las discotecas donde mezclarse con la gente local y disfrutar de todo lo que Scarborough tiene que ofrecer.

Máquinas recreativas de noche, paseos hermosos de día

Decíamos que Scarborough es una ciudad de contrastes. Y así es. Del encanto de la parte histórica y de la feria que hoy en día se sigue haciendo, a las plazas tranquilas y plagadas de flores, al verde encanto que recorre las zonas residenciales, a los adoquines y las casas características que pueblan la ciudad, todo tiene un encanto mágico. Hasta las cementerios transmiten una sensación difícil de igualar, por raro o tétrico que parezca. La piedra vieja denota el paso del tiempo y la vida se abre paso con la presencia de ardillas o de aves.

Lo que no debes dejar de aprovechar si visitas Scarborough es lo que está en sus cercanías. A poca distancia está la histórica ciudad de York y, no más lejos, se encuentra la ciudad de Whitby, con su museo al descubridor James Cook y un castillo en el que se cree que habitó el Conde Drácula.

Todo son razones para acercarse a esta pequeña y vieja parte de Inglaterra llena de misterio y belleza. Y si te lo pasas tan bien en Scarborough que volver a casa se te hace cuesta arriba, estando ya en España siempre puedes entrar a cualquier bar, meter una monedita en una máquina recreativa y recordar el sonido del paseo marítimo de Scarborough durante las noches de agitación y diversión. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>