¡Múnich y la cerveza te esperan!

Si estás planeando un viaje a Alemania no puedes desperdiciar la oportunidad de conocer el Oktoberfest en persona. Se trata de una de las mayores fiestas populares de todo el mundo y congrega a más de seis millones de personas cada año con un objetivo muy claro: disfrutar de las deliciosa cerveza alemana. Así que si tu meta cuando viajas es la de implicarte con la población local… ¡el Oktoberfest es tu fiesta, mein freund!

Oktoberfest

¡Que corra la cerveza!

El Oktoberfest es el festival cervecero por excelencia. Pero no cualquiera puede presentar su cerveza para que sea una de las espumosas bebidas que riegue la diversión. Si una cosa caracteriza a esta fiesta es que tiene unos criterios muy concretos para permitir que los maestros cerveceros presenten sus brebajes:

  • La cerveza debe ser cultivada dentro de los límites de Múnich.
  • Graduación alcohólica con un mínimo de 13’5 Stammwürze (cerca de un 6% de alcohol).
  • Elaborada según la Reinheitsgebot o Ley de la pureza de 1516: la bebida debe ser preparada puramente a base agua, cebada malteada y lúpulo.
  • Sólo seis maestros cerveceros pueden hacer la cerveza del festival: Augustiner-Bräu, Hacker-Pschorr-Bräu, Löwenbräu, Paulaner-Bräu, Spatenbräu, Staaliches Hofbräu-München

Cada año miles, millones de personas, se acercan a sorber un poco de jarra y de cultura alemana a la vez que disfrutan de una fiesta popular con desfiles de trajes tradicionales y momentos rituales como la apertura del barril. De hecho la cerveza es muy popular en Alemania, sobra decirlo, pero si congrega a tantos turistas es porque la cerveza también tiene mucho tirón en otras partes del mundo.

Sin ir más lejos, en la ciudad de Barcelona  (España) se celebra un festival internacional de la cerveza y la pasión por la cerveza artesana está ganando adeptos a marchas forzadas. Hasta el punto que están proliferando negocios dedicados única y exclusivamente a la comercialización de cervezas artesanas, como http://artistandbeer.com.

La Ley de la pureza, como el Oktoberfest mismo y cantidad de ciudades de la hermosa Alemania, tiene cantidad de historia a sus espaldas. Empezando por la Ley de la pureza de 1516: fue en ese año cuando un personaje tan ilustre como Guillermo VI de Baviera fijó que la cebada, el lúpulo y el agua eran los únicos elementos que podían usarse para hacer una buena cerveza. Que él poseyera el monopolio de la cebada pudo tener algo que ver…

Y si vas al Oktoberfest, que tiene lugar entre los meses de septiembre y de octubre, te vas a encontrar con una fiesta con siglos de historia. Y el lugar donde se celebra, el Theresienweise o Prado de Teresa, tiene mucho de singular. En el siglo XIX el rey Luis I de Baviera contrajo núpcias con la princesa Teresa. Cuando en 1835 se celebraron las bodas de plata en su honor se llevó a cabo un desfile de trajes tradicionales que, hoy día, sigue siendo una de las partes más especiales del Oktoberfest.

Sea como sea, no te pierdas la oportunidad de disfrutar de la cerveza alemana y del pueblo alemán y de su rica historia. Así que prepara las maletas y gute reise!

Fuente: artistandbeer.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>