Cinco calas en Ibiza que debes conocer

Ibiza es mucho más que sus discotecas. Su mar, de un límpido color turquesa, es un verdadero paraíso para relajarse y olvidar las preocupaciones cotidianas. No obstante, su verdadero tesoro son las pequeñas calas que pespuntean la costa, que aún atesoran un increíble encanto salvaje.

Las calas que no te debes perder

1. Cala Conta. Vistas espectaculares y un mar tranquilo que incita al baño son los principales reclamos de esta cala. Custodiada por una pared rocosa y por dunas de arena, es un verdadero pedazo de paraíso, aunque tiene apenas 800 metros. Por la tarde, la puesta de sol regala imágenes dignas de tarjetas postales con vistas a un pequeño islote que se erige prácticamente al alcance de la mano.


Viajar a Ibiza
2. Cala Salada. Al norte de San Antonio se abre una pequeña ensenada que parece una piedra turquesa engastada en un anillo de un verde exuberante. Protegida por colinas boscosas, es una de las preferidas de los residentes, y no es para menos ya que es un verdadero placer para los sentidos relajarse en su arena dorada o aventurarse por los senderos que discurren entre las colinas.

3. Cala Xarraca. Situada a unos cinco kilómetros de San Juan, es una de las calas más grandes de la isla y también puede vanagloriase de tener el agua más límpida, por lo que es ideal para los amantes del buceo. Rodeada por una pared rocosa, te mantendrá a buen resguardo del viento. Justo a la derecha se encuentra uno de los secretos mejor guardados de esta cala: los varaderos, las antiguas casas de los pescadores que parecen adentrarse en el mar.

Viajar en barco

4. Cala Jondal. Se trata de una amplia bahía, a la que muchos llaman “el último paraíso en la tierra”. En su costa se entremezcla la arena blanca con las piedras para crear zonas que se adaptan a todas las preferencias. No obstante, más allá de su belleza natural, lo que verdaderamente distingue a esta cala es su ambiente chic. No escasean los bares, restaurantes y clubes de playa que se mantienen abiertos durante el día y gran parte de la noche para ofrecer cocteles refrescantes.

5. Sa Caleta. Se trata de una cala que destaca por derecho propio, rodeada de pinos, su arena tiene un peculiar color rojizo. Los grandes acantilados que fungen como celosos guardianes le transmiten al lugar un encanto íntimo que es muy difícil encontrar en otras playas de Ibiza. Además, las tradicionales casetas varaderos que pespuntean la costa te darán la sensación de que el tiempo se ha detenido décadas atrás.

Una perspectiva diferente de las calas

Muchas de estas calas tienen un difícil acceso por tierra por lo que es mejor llegar en ferry. Sin embargo, una forma diferente e inolvidable de disfrutar estos encantos naturales consiste en alquilar un barco y soltar amarras. En HopYachts, por ejemplo, ponen a tu disposición diferentes barcos para que puedas vivir esta experiencia según tu estilo y presupuesto. Además, puedes contar con un servicio de catering y un DJ, por si quieres animar el ambiente.

Fuente de las imágenes: www.flickr.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>