Alquilar casa, una forma diferente de ir de vacaciones

Muy a menudo cuando nos planteamos irnos de vacaciones y hacemos un planning mental de lo que debemos reservar, comprar, tener en cuenta… vamos con la idea fija de que sólo podemos alojarnos en hoteles. O en casa de familiares y amigos si tenemos esa suerte. Pero lo cierto es que existen otras opciones que nos permiten disfrutar de las vacaciones de una forma diferente.

Para los jóvenes, mochileros y gente que no quiere dejarse el presupuesto sólo en alojamiento, los hostales y albergues son la primera opción. A menudo incluyen el “bed&breakfast” y el resto de provisiones ya corren a cuenta del turista y de dónde le sorprenda la hora de comer. Otro perfil es el de los asiduos a los campings. Normalmente les apasiona la naturaleza y sobre todo les gusta disfrutar de su tiempo de un modo más relajado a cómo lo harían en un hotel. Aunque por supuesto los hoteles son fantásticos, si es lo que nos gusta. Tienen cantidad de comodidades y servicios y la atención a los turistas suele ser buena. En cuanto a los precios, es suficiente con comparar los precios de algunos establecimientos y aprovecharnos de descuentos si los hay, y la factura es bastante llevable por lo general.

irish Pub - James Joyce

El alquiler de casas es la opción diferente. Nos permite tener un espacio propio, privado, a nuestro gusto y durante el tiempo que nosotros queramos. De entrada quizás pueda parecer algo engorroso pero no lo es más que contratar los servicios de un hotel, por ejemplo. Tan sólo hay que mirar la oferta disponible, los precios y los servicios y adelante con ello. Sin mayores diferencias. ¿Por qué es una opción ideal? Porque nos permite ir a nuestro aire en todo: horarios, rutinas, oferta gastronómica, tenemos intimidad… Además si queremos alargar nuestras vacaciones porque nos hemos prendado de Irlanda, por ejemplo, sin demasiado problema podemos negociar con el propietario de la vivienda para alargar la estancia. Además hay webs que nos facilitan la tarea de buscar alojamiento y nos ofrecen variedad de alojamientos para el alquiler que nos pueden dejar con la boca abierta.

Una vez cubierto el alojamiento, lo demás es cosa nuestra. Haciendo de turistas no podemos dejar de visitar los lugares principales de cada lugar y, si de visitar Irlanda hablamos, no podemos dejar de visitar algún Irish Pub. No son monumentos históricos pero hablan mucho de la cultura del lugar. A veces conviene alejarse un poco de lo “formal” o “turístico” para mezclarse con lo que de verdad describe al lugar que se visita. Además de este modo podemos ir un poco más allá y realmente quedarnos con un trocito de ese país que visitamos. Y de vuelta a casa siempre habremos ganado algo. En ocasiones puede que la suerte nos sonría y como en el caso de Irlanda podamos realmente tener un pedazo de esencia celta en nuestra ciudad: los Irish Pub están bastante difundidos en España y sólo hace falta dar con uno bueno de verdad que nos haga revivir esa experiencia allende de nuestras fronteras. Porque viajar es disfrutar pero no hay nada mejor que saber disfrutar en el día a día. 

Fuente: http://www.wildroverbarcelona.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>